Jueves 19 de Octubre19hs

MARX y la literatura. A cargo de Mariano Dorr

Las obras de Balzac, Flaubert, Bob Dylan, Roberto Bolaño y Pablo Katchadjian pueden ser las puertas abiertas de La Casa de Asterión, donde el Minotauro es un Maestro de la Sospecha. Walter Benjamin, Jean-Paul Sartre, Jacques Derrida, Terry Eagleton, Jacques Ranciére, Nicolás Rosa y Guy Debord: el hilo de Ariadna. A 100 años de la Revolución Rusa, nos preguntamos: ¿por qué la escritura, la literatura que indaga sobre sí misma, es un acto revolucionario? Este curso (sin límite de inscriptos) es una invitación a pensar la actualidad de Marx -y por qué tenía razón- a través de un conjunto de textos de los siglos xix, xx y xxi.
MARX y la literatura. A cargo de Mariano Dorr

Fotografía: Angelus Novus de Paul Klee y retrato de Walter Benjamin. 

El llamado a la unión de los trabajadores del mundo entero fue tomado y reproducido por la lógica del capital hasta confundir su destino con el cliché. Sin embargo, las burguesías, lejos de desoír la consigna internacionalista, diagramaron –con la sangre de millones de desposeídos- un verdadero imperio multinacional. El capitalismo se desarrolló casi sin interrupciones desde la época de Marx hasta nuestros días, ampliando las desigualdades hasta convertir al propio trabajo asalariado en un inverosímil privilegio. Hoy, más de ciento cincuenta años después de la redacción del Manifiesto Comunista, la reconfiguración de la vieja consigna reclama la improbable reunión de los desempleados, trabajadores precarizados, refugiados, esclavizados e inmigrantes clandestinos a los que se les niega sistemáticamente el derecho al trabajo. El éxito de la economía de mercado adquirió dimensiones tan grandes que hasta las repúblicas autoproclamadas socialistas o comunistas se han convertido en ese inmenso almacén de mercancías con que Marx describió al sistema de producción capitalista. En este contexto desolador, se advierte en las llamadas ciencias humanas (la economía política, la filosofía, la sociología, la historia, el psicoanálisis, etc.) un fenómeno creciente que no es exagerado identificar como un retorno a Marx. A todo esto, la literatura no ha dejado de colocarse en el incómodo lugar de promover la revolución de las ideas y el pensamiento. El propio Rancière advierte la necesidad de pensar las narrativas en términos de una “política de la literatura”. Ya no se trata de obras literarias sobre política, sino de obras netamente políticas. La literatura –dice Rancière- hace política, democratiza la palabra. La lectura es una peligrosa arma inofensiva que supo estar prohibida por los anticomunismos que proliferaron durante el siglo veinte. El recorte de lecturas literarias –necesariamente arbitrario- que aquí se realizará, tiene la intención de trazar un posible camino a la búsqueda de las huellas de Marx y de sus preocupaciones.

Fechas: Jueves 19 y 26 de Octubre; Jueves 2 y 9 de Noviembre
Horario: de 19 a 21:30hs
Consultas e Inscripción: cursos@ciacentro.org.ar
Dirección: Bartolomé Mitre 1970 5º "B" - CABA.  


 

Mariano Dorr
(1977) Es docente, narrador y periodista cultural. Publicó las novelas Preguntale (Cencerro, 2005), Musulmanes (CasaNova, 2009) y Osvaldo (2016, Blatt&Ríos-Las Cuarenta). Es miembro del comité de redacción de Instantes y Azares -escrituras nietzscheanas-. Colabora en Radar, suplemento cultural de Página12 y en Revista Otra Parte.