Hacia una teoría material de las formas musicales. Dos conferencias moderadas por Pablo Fessel en CIA

17 de Junio de 2013
Hacia una teoría material de las formas musicales. Dos conferencias moderadas por Pablo Fessel en CIA

Escuchá el audio completo de las presentaciones

 

 

Dos conferencias coordinadas por Pablo Fessel y Federico Monjeau acerca del aspecto espacial en la música.

En la medida en que puede hablarse de una espacialidad figurada en la música, que permite distinguir por ejemplo entre figuras y fondo, puede considerarse este aspecto en un plano metafórico como un vehículo para analizar otras aristas del hecho musical.

 

 

 

1) "Superficie y fondo" por Olga Moll

Los parámetros de la música no concuerdan con las dimensiones de su representación. Las metáforas de tejido, textura, trama pueden referirse a superficies pero no pueden dar cuenta de la dimensión de profundidad. Por su parte, el gesto, otra manera de describir el proceso musical, reenvía en primer lugar al espacio donde éste se despliega. La música tiene que ver con dos tipos de profundidades: la primera concierne la verticalidad, la segunda el tiempo necesario al despliegue del gesto en el espacio. En esta comunicación interrogaremos la posibilidad de recurrir a la topología que Jacques Lacan utilizó en la representación de conceptos psíquicos para ayudarnos a pensar el espacio musical.

Exploraremos la obra "Voiles" de Debbusy.

Como bibliografia complementaria en relación al concepto de topología en Lacan se puede consultar el libro de Jeanne Granon-Lafont La topologie ordinaire de Jacques Lacan. Paris: Point hors ligne , 1985; y también la  segunda parte de Introduction à la lecture de Lacan de Joel Dor.  Paris Denoel.

 

2) "Las cuestiones del silencio y de la desaparición en ¿Dónde estás hermano? de Luigi Nono" por Fabien San Martin

Si las cuestiones del timbre y de la textura sonora fueron componentes esenciales de la problemática musical de Luigi Nono, la cuestión del silencio no fue menos importante en la producción del Veneciano, ya fuera a través la utilización de textos mudos que acompañaban algunas de sus composiciones o incluso a través de la presencia de largos calderones y espacios de silencio que marcaban sus partituras.

Resulta natural que en la obra ¿Dónde estás hermano?, escrita en 1986 para los “desaparecidos de Argentina”, el silencio sea un elemento constitutivo y un material de la composición en sí mismo. Pero, a diferencia de otras obras, este silencio no aparece sino de forma parcial, cuando una u otra de las cuatro voces del coro observa largas pausas. Aquí, más que simples silencios puntuales, los compases vacíos que jalonan la partitura constituyen orificios en el tejido de la composición, carencias ocupando el lugar de un ausente, más precisamente el de un desaparecido, lo que en el plano musical corresponde a un evento esperado y que, sin embargo, no adviene.

De este modo, la obra plantea musicalmente la cuestión de la desaparición e invita al auditor a sacar de ello las conclusiones fenomenológicas: más allá de su carga alegórica, estos silencios poseen un espesor particular que interroga nuestra capacidad para percibir aquello que no se actualiza inmediatamente en el fenómeno sonoro.

Lejos de ser un sinónimo de la nada, el silencio es, por consiguiente, en la obra de Nono, la vibración particular de un ausente, su vacía aparición. En Nono, la cuestión del silencio se incorpora a la de la desaparición como posible “transparition” (para citar el vocabulario de Jean Baudrillard) de un ausente cuya presencia y permanencia paradoxales son subrayadas por todos los lazos que nos unen aún a él.

Además de abordar "Dónde estás hermano", también examinaremos el cuarteto Fragmente-Stille, an Diotima (1979), de Luigi Nono, en el cual el silencio corresponde a los textos mudos de Hölderlin.