Presentación de los libros de Leticia El Halli Obeid, Damián Ríos y Facundo R. Soto en CIA

6 de Septiembre
Presentación de los libros de Leticia El Halli Obeid, Damián Ríos y Facundo R. Soto en CIA

Escuchá el audio completo de la presentación

 

 

Frente, perfil y llanura, de LETICIA OBEID

Por Alejandra Baldovin

Enero: la ciudad y el trabajo, el impulso de un viaje. El retorno de una chica al interior del interior, a la casa familiar. En un relato divertido, atento a las percepciones, Leticia Obeid construye el recorrido de Elena observando la distancia geográfica y también de la mirada: la ciudad se hace maqueta, el pueblo se achica en los espejos, los retratos son fantasmas, Elena se va de foco, se desdibuja y se reencuentra. Con precisión y delicadeza describe el ambiente del trabajo, el verano en el campo, las filiaciones, los secretos de una lengua, de una conversación. Revisita los afectos y lugares que habita, habitó, que habitan en ella.

Siguiendo al Benjamin autobiográfico que recorre Sontag en "Bajo el signo de Saturno", aquí el tiempo se convierte en espacio y "Frente, perfil y llanura" traza la cartografía de una sensibilidad. En este viaje hacia el interior geográfico y hacia el interior de Elena, el relato rompe toda continuidad cronológica, pero en estas disrupciones mantiene la simultaneidad. No es un trayecto lineal o la mera superposición de un personaje en un ambiente, ni la sucesión cronológica de recuerdos o la contemplación estática del pasado. Hay una preocupación en registrar con precisión las calles, los recorridos, las trampas, los mojones, la constitución sentimental inscripta en el paisaje.

No hay personaje en el vacío, parece decirnos Leticia Obeid, entendiendo al paisaje como parte de esta construcción sentimental. No importa si es materia del sueño, del recuerdo o del deseo. No somos sin paisaje.

---

El verde recostado, de DAMIÁN RÍOS

Por César Rojas

En las noches del pueblo, de tanto en tanto el locutor de radio recitaba “La vuelta al hogar” del entrerriano Andrade, donde un hombre vencido regresa al lugar de su infancia y encuentra que “todo está como era entonces/ la casa, la calle, el río”…Pero a diferencia de aquél poema, aquí no hay una vuelta definitiva ni pasado idílico, sino un perpetuo ir y venir, de la ciudad al pueblo, del presente al pasado donde todo sigue ocurriendo. Aquí, los techos altos de la ciudad son pretexto para recordar la changa del arreglo del techo de chapa, o el foso del ascensor es tumba o pozo de donde suben y bajan memorias que la conversación convoca. Entonces el oído se recuesta allá, en el decir de los  “parvazos” de voces que “pispean” la pelea interminable de los albañiles, o se detiene en el coral de vecinos que vocean bordeando la noche indecible en que la madre “yace muriéndose” (Viel). Después de haber viajado y aprendido como en Pavese, en el poema se regresa para tomar partido por destinos simples e ir más allá del linde de calles sin nombres. Y siempre estará el halo o ronda del mate donde las presencias silenciosas que saben, sostienen, amorosas, al que aprende, ceremonia a la que vienen amigos muertos a acomodarnos  los versos para luego desaparecer. Y entre sorbos amargos y pausas de soledad, entramos a la corriente del poema, en la zona dulce de las pérdidas, “en la parte de adentro del tiempo”.


 

---

Taller literario, de FACUNDO R. SOTO

Espacio de formación, lugar de encuentro entre pares o de admiración al escritor favorito, grupo de curiosos del chisme, caldo de cultivo del odio, la envidia y los malos entendidos, el taller literario es una de las raras formas que adopta el amplio campo de la literatura. De algo de eso, aunque no solamente, trata esta novela. Con mucho humor e ironía, pero también con ternura, Facundo R. Soto cuenta la historia de un grupo de taller y de las relaciones que allí se entretejen. Consignas, compañeros nuevos, libros prestados, ideas robadas, frustrantes reuniones con editores, miserias personales y un delirante e inesperado viaje al Caribe son parte de la trama.
 
A fin de cuentas, Taller Literario, la novela, es la historia de un grupo de personas que quieren ser escritores y que buscan, en el espacio del taller, en el estímulo y competencia con sus compañeros, en el consejo, lectura o experiencia de su coordinador, la inspiración que finalmente transforme ese virus que es la palabra escrita en consagración.