Sábado 22 de Octubre18hs

CUERPOS DESOBEDIENTES Nuevos cruces entre arte y política en América Latina en los años 80

Seminario público por la Red Conceptualismos del Sur. La primera jornada se realizará el 21 de octubre en el CCEBA sede Florida. La segunda jornada será en CIA, Tucumán 3758, el sábado 22 de octubre, de 18 a 20:30 horas y contará con: - Miguel López, “Cuerpos deshechados y signos clandestinos en el Perú de los 80: el Taller N.N.” - Jaime Vindel, Malena La Rocca y Ana Longoni, “El delirio permanente: surrealismo y trotskismo bajo la última dictadura argentina” - Daniela Lucena, “El café Einstein y el Parakultural en la escena under de Buenos Aires” - Cora Gamarnik, “Acciones e imágenes de los fotorreporteros en la dictadura argentina” Debate entre los participantes y el público, con la interlocución de Marcelo Expósito y Mabel Tapia
CUERPOS DESOBEDIENTES Nuevos cruces entre arte y política en América Latina en los años 80

PRIMERA JORNADA
CCEBA/ Sede Florida 943
viernes 21 de octubre, de 17 a 20:30 horas

-Fernanda Carvajal, “Yeguas del Apocalipsis. La irrupción del cuerpo como desacato y desplazamiento”
-André Mesquita, “Cruces entre colectivos de activismo artístico paulistas y argentinos: Viajo sin pasaporte, TIT, Cucaño”
-Fernanda Nogueira, “El cuerpo político más allá de sus límites: acciones en red en el proceso de redemocratización en América latina”

Debate entre los participantes y el público, con la interlocución de Miguel López

SEGUNDA JORNADA
CIA. Centro de Investigaciones Artísticas/ Tucumán 3758
Sábado 22 de octubre, de 18 a 20:30 horas

-Miguel López, “Cuerpos deshechados y signos clandestinos en el Perú de los 80: el Taller N.N.”
-Jaime Vindel, Malena La Rocca y Ana Longoni, “El delirio permanente: surrealismo y trotskismo bajo la última dictadura argentina”
-Daniela Lucena, “El café Einstein y el Parakultural en la escena under de Buenos Aires”
-Cora Gamarnik, “Acciones e imágenes de los fotorreporteros en la dictadura argentina”

Debate entre los participantes y el público, con la interlocución de Marcelo Expósito y Mabel Tapia

Entrada libre y gratuita

RESUMEN
Este seminario se inscribe en una extensa investigación impulsada desde 2010 por la Red Conceptualismos del Sur, que nuclea 25 investigadores en varios
países de América Latina, en torno a las transformaciones de la acción política durante los años 80, en contextos de represión y violencia. Distintas prácticas
artísticas, próximas al activismo social y a los movimientos contraculturales, plantearon formas de resistencia alejada de la militancia tradicional, irrumpieron
creativamente en la calle, desquiciaron las identidades sexuales, ocuparon festivamente espacios marginales, se asociaron en redes de comunicación
poética y política alternativas, inventando nuevos modos de hacer en la esfera pública.
Esta investigación colectiva, que apuesta a incidir en las condiciones del presente al contribuir a documentar, visibilizar y poner en discusión genealogías invisibilizadas o interrumpidas, arribará a una publicación y una exposición cuya itinerancia se iniciará en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid) en 2012.

 

Acerca del proyecto de investigación 

En medio de contextos dictatoriales o fuertemente represivos así como en los primeros años de transición democrática, una serie de iniciativas poético-políticas (visuales, gráficas o performáticas) colectivas o individuales generaron prácticas de intervención activista (o activante) sobre la esfera pública. Muchas de estas experiencias surgieron imbricadas con escenas contraculturales, con las movidas de rock subterráneo, grupos de poesía, el teatro experimental y la arquitectura, así como próximas a la emergencia de nuevas formas de protesta y grupos organizados que colocaron otras demandas en el ámbito público, a través de los movimientos de derechos humanos, de reivindicación gay, grupos feministas, los cuales transformaron profundamente los alcances y gramáticas de las prácticas artísticas. En casi todos los casos se trata de situaciones excepcionales y enérgicas de resistencia frente  a la opresión, o que generaron desde los márgenes del arte nuevos territorios simbólicos para discutir públicamente y procesar de otros modos las violencias vividas. Muchas de estas micro-escenas (salvo en algunos pocos casos) han quedado omitidas o subestimadas en los relatos oficiales de la historia del arte, siendo desactivada su potencia crítica y revulsiva tanto sobre las esferas del arte como de la política.

 

Este proyecto nace no con una voluntad de generar una mirada totalizante sobre las transformaciones artísticas en América Latina en los 80, sino como un intento de repensar una serie de micro-historias y casos de estudio localizados, capaces de permitirnos entrar a esa década desde sus pulsiones más revulsivas. Así, el proyecto propone reconsiderar una serie de casos críticos en países como Argentina, Perú, Brasil, Chile, Uruguay, Colombia, Paraguay y Cuba, devolviendo densidad documental y un relato polifónico a esas prácticas colectivas.

A la vez nos proponemos rastrear afinidades y contagios, proximidades, desplazamientos y contaminaciones entre esos diversos casos de estudio entre sí, que den cuenta de relaciones transversales e intersecciones entre estos procesos más allá de las fronteras nacionales.

 

 

Conceptos preliminares

 

Los conceptos o categorías desde las cuales pensar estas vinculaciones no pretenden ser propiamente geográficos, nacionales, identitarios o de movimientos artísticos. En cambio se proponen dos palabras clave preliminares para imaginar nuevas articulaciones móviles en el ámbito social y cultural: afinidad y contagio.

 

Definimos afinidad como la aparición múltiple y simultánea (pero nunca consensual) de estrategias de acción y tácticas de resistencia en diferentes puntos del continente, respondiendo en muchos casos a situaciones de conflicto similares (conflictos sociales y guerras civiles, violación de derechos humanos, la transición hacia las democracias y la antesala del neoliberalismo, la fractura del proyecto socialista y la irrupción de modos de hacer que desbordan el repertorio de los marxismos ortodoxos, la crisis del SIDA, entre otros). Se trata de pensar aquellas intersecciones que apuntaron a exceder o disolver el territorio convencional del arte para participar de otros modos en la vida pública, generando quiebres radicales que se revelan afines y comunes más allá de toda vinculación explícita, los cuales expandieron el vocabulario cultural y político entonces existente. Un ejemplo de ello es la irrupción de colectividades anarquistas en países como Perú, Chile o México, que dibujan sensibilidades próximas en sus estrategias de acción y de imbricación estética.

 

Definimos contagio como los procesos de contaminación y desplazamiento que el movimiento de distintos cuerpos (o sus reverberaciones materiales diferidas) opera en escenarios localizados, impulsando procesos de subjetivación y nuevos devenires. Se trata de pensar cómo aquellos recorridos físicos (ya sea por la represión o puramente afectivos y personales) tendieron puentes entre contextos socialmente convulsionados, transfiriendo y activando técnicas y saberes que se convirtieron luego en vías inéditas de pensamiento y agitación local, o también en formas de réplica política rápidamente colectivizadas. Es posible pensar así en la experiencia de un Coco Bedoya trasladando la memoria del grupo Paréntesis (y luego de E.P.S. Huayco) de Perú al activismo de los 80 en Argentina y que afectó luego de forma importante el entendimiento y acciones del movimiento de derechos humanos en ese contexto, o también encuentros específicos que marcaron vuelcos micropolíticos radicales para sus agentes y escenarios como el cruce de Néstor Perlongher y Pedro Lemebel, el encuentro del No-Grupo y el grupo guerrillero M-19 en Colombia, el viaje de Félix Guattari y Suely Rolnik en Brasil a mediados de los 80, etc.

 

Afinidad y contagio no son nociones excluyentes, sino por el contrario conceptos flexibles que pueden servir como los índices preliminares de una cartografía en movimiento. Un diagrama que intenta imaginar más allá de las localización e identificación fijas (la taxonomía tradicional), para pensar los flujos y los devenires como las zonas donde ocurrieron los trastrocamientos y los quiebres (estéticos y políticos) más radicales del periodo. El proyecto es un intento de reponer críticamente las intersecciones más peligrosas de aquellos años.

 

Ejes transversales:

 

Hemos definido cuatro horizontes de trabajo (ejes transversales), desde los cuales pensar aquellas vinculaciones.  Muchos de los casos están potencialmente ubicados en más de un eje, generando cruces y líneas torcidas de lectura al interior de la cartografía en movimiento.

 

 

PRIMER EJE. ACTIVISMOS CALLEJEROS. Prácticas activistas en contextos de dictadura, postdictadura y guerra civil. Movimientos Sociales y Políticos. Demandas frente a la violación de derechos humanos. Relación y tensión con la izquierda ortodoxa. El activismo artístico define un territorio y una cartografía de intervención propias, donde el binomio dentro/fuera de la institución no es casi nunca un criterio de valor prioritario como un fin en sí mismo. Las decisiones sobre dónde intervenir, desde qué lugar plantear la interpelación social, etc., se toman de acuerdo con criterios que no dependen de la normatividad de la institución artística, y sí se derivan de los objetivos sociales-políticos que cada práctica se propone.

 

SEGUNDO EJE. DESOBEDIENCIAS SEXUALES. El eje de "Desobediencias sexuales" propone pensar una constelación de problemas que tienen que ver con una doble tensión, una doble distancia crítica con los discursos de la izquierda ortodoxa y con los discursos identitarios de gays y lesbianas articulados en la anterior década, algo que Néstor Perlongher va a cuestionar de manera temprana, ya en los primeros años de la década, al referirse a la "normalización gay". También dentro de este eje es pertinente pensar el cuerpo, cómo el cuerpo empieza a operar como soporte de insubordinación política, como soporte desde donde trastornar los regímenes identitarios heteronormativos y sus ordenamientos disciplinarios. La crisis del SIDA. 

 

TERCER EJE. TOMAS DE ESPACIOS. Fiestas itinerantes (placer, cuerpo, vestido), comunas y micro-experiencias colectivas contraculturales. Movida rock, punk, new wave. Movimientos anarquistas. Teatralidad, parodia, kitsch y espacio público.

Leer los síntomas de un descontento frente a las antiguas e insuficientes representatividades de la izquierda, y la emergencia de un discurso que tiene como vehículo central la praxis del cuerpo y una poética insolente y libertaria que no existía en las militancias tradicionales. Abandona la ‘reivindicación’ de lo popular o el ser marginal del socialismo tradicional para encarnar y enunciar desde lo marginal, desde las cloacas y mundos subterráneos, de ese modo lo que antes era escoria social se convierte en sujeto político y lugar de producción de conocimiento alternativo, en las intersecciones del espíritu anarquista, la música fusión, rock y punk, la arquitectura participativa, el teatro independiente, las historietas y la gráfica.

 

 

CUARTO EJE. REDES. Redes alternativas de arte correo y poesía visual. Proyectos editoriales y publicaciones autogestionadas. Asociaciones Latinoamericanas de Artistas.

 

Las actividades de CIA tienen el apoyo de Itaú Cultural y Fundación YPF a través de Mecenazgo Cultural - Buenos Aires Ciudad.